visitalacolegiata@hotmail.com

miércoles, 6 de julio de 2016

D. Luis Andújar. Párroco de Belmonte desde 1970 a 2002.

Es natural de San Clemente, de esta misma provincia de Cuenca. Tras dejar el cargo de párroco D. Gabriel Rodrigo, es nombrado D. Luís Andujar Ortega el día 1 de octubre de 1970.

A muchos de nosotros nos ha bautizado, confirmado o recibimos la primera Comunión. Es tan grande y profunda la huella que dejó en Belmonte y en todos nosotros, que por muchos años que pasen, es imposible olvidarle.

Durante los treinta y dos años que permaneció en Belmonte, desarrolló una extraordinaria y dilatada labor pastoral. En estos años consiguió hacer germinar la vocación sacerdotal a muchos jóvenes belmonteños, surgidos de una gran cantera de monaguillos. Ha llevado a cabo importantes proyectos de rehabilitaciones, y por supuesto las incontables restauraciones junto al inolvidable D. Ángel Sevilla.

Otro aspecto muy conocido de D. Luis, son las investigaciones interminables en el Archivo Parroquial, que acabaron con la publicación de varios libros. O que junto a un pequeño grupo de jóvenes belmonteños, organizó y empezó a informatizar el Archivo Parroquial. Nunca paró de trabajar.


 
 

















El 25 de Agosto de 2.009, se le hizo un homenaje, dedicándole una calle. La que da acceso a la Puerta del Sol de la Colegiata, por la que tantas y tantas veces pasó. Dicha calle se llama Párroco Luis Andújar. Este emotivo evento lo pedéis ver en el siguiente video.

Una de las últimas veces que volvió a Belmonte, fue para la presentación de su última publicación dedicada a la vida y obra de San Juan del Castillo.

Seguidamente, os cuento cronológicamente gran parte de las restauraciones, conmemoraciones, actos religiosos y culturales de gran relevancia que organizó, junto a sus colaboradores habituales.  

Año 1.976. Se produce un hundimiento del Ábside de la Capilla Mayor. Esta rehabilitación ha sido la más importante que se ha realizado, en la que fue necesario montar la bóveda casi entera, consolidar la cimentación y a unos cuatro metros de profundidad, es cuando aparece un crismón del siglo V. Una piedra funeraria de la época visigoda.



Día 28 de Julio de 1.981. Es inaugurado el Museo de Arte Sacro de la Colegiata, formado por objetos recopilados por la Colegiata a los largo de los siglos. Dicha muestra de arte y religiosidad fue montada por D. Luís Andujar Ortega, D. Ángel Sevilla Panadero, seminaristas y otros colaboradores. El acto de inauguración se realizó de manos del Sr. Obispo de Cuenca, don José Guerra Campos y el entonces Ministro de Obras Públicas D. Luís Ortiz.



Año 1.983. Tiene lugar uno de los actos más importantes y relevantes para Belmonte, la Coronación Canónica de la Patrona, la Virgen de Gracia. Dicho acto fue organizado por Don Luis y por la Cofradía. La Plaza del Pilar, lógicamente está llena hasta la bandera, entorno a 7.000 personas. Presidiendo el acto el Cardenal Primado de Toledo D. Marcelo González Martín, D. José Guerra Campos, Obispo de Cuenca, y cincuenta y ocho sacerdotes concelebrantes, casi todos hijos de la Villa. La Corona de oro y plata impuesta a la Virgen, hecha con joyas donadas por muchos belmonteños/as.

El día 12 de Septiembre de 1.987 en la Colegiata, y después de la Misa celebrada por el Obispo, el Ayuntamiento de Belmonte, y el entonces Alcalde D. Vicente González Parrilla, nombran muy merecidamente Hijo Adoptivo de Belmonte a D. Luís, por todo lo hecho hasta entonces, el interés y esfuerzos por Belmonte, por su historia, sacada luz gracias a él y tras 17 años como Párroco.




Año 1.988. Este año, se produce un acontecimiento que nunca había tenido lugar en la provincia de Cuenca, la Canonización de San Juan del Castillo. Dicha canonización tuvo lugar en Paraguay, (país donde fueron martirizados), y a donde se desplazó un grupo de peregrinos, encabezados por el Obispo, nueve sacerdotes y diez seglares. Después de todo el acto religioso, D. Luis consiguió del Papa Juan Pablo II, un gesto inolvidable, que firmase una nota al pie de la partida de bautismo de S. Juan del Castillo, y después, el Papa le dio a D. Luis la pluma con la que firmo dicha partida.

Año 1.991. Se produce un acontecimiento muy importante, el IV Centenario de la muerte del ilustre literato belmonteño, Fray Luís de León. Belmonte como pueblo natal de Fray Luis, tenía que estar a la altura, y de entre todos eventos, resalta uno de ellos. El acto de hermanamiento de Belmonte y Madrigal de las Altas Torres, localidad donde falleció y fue enterrado en un primer momento. Para conmemorar dicho acto, Belmonte recibió una felicitación de la Secretaría de Estado del Vaticano.

En el año 1.992 es restaurado el órgano barroco de la Colegiata, por los hermanos franceses Yann y Frederic Desmottes – rehabilitación artesana, tal y como lo hacían en el siglo XVIII – y con donativos de los/as belmonteños/as. Las pinturas de la parte trasera del mismo, fueron recuperadas por el genial don Ángel Sevilla Panadero, con suma maestría.

En 1.995 se produce otra conmemoración no menos importante, el IV Centenario del Nacimiento de San Juan del Castillo, dicha celebración dio comienzo con la colocación y bendición de una campana dedicada al Santo belmonteño, de 600 kilos de peso. Dicha campana se pudo comprar gracias al donativo de una persona anónima, que quiso dejar algo en su pueblo.

A finales del año 1.996, se ve necesaria otra importante restauración, teniendo en cuenta que las cubiertas, el tejado, la torre y toda la fachada de la Colegiata, se encuentran en un deterioro muy serio. Un gran proyecto que Don Luis lleva a cabo gracias a subvenciones públicas del Estado y Fondos Europeos.

Por todo esto, y muchas otras cosas, Belmonte, en su conjunto, debe y tiene que estarle muy agradecido a D. Luis Andújar. Siempre fue y será un belmonteño más, que lucho a brazo partido por la Colegiata, por Belmonte, por su historia, y que nunca se le olvidará.

D. Luis, descanse en paz.


lunes, 27 de septiembre de 2010


La Colegiata situada en el barrio alto de la Villa de Belmonte, (Cuenca), dentro del recinto amurallado, guarda la riqueza de la fe y religiosidad de un pueblo hecho historia y arte, durante más de cinco siglos.
Construida sobre la antigua parroquia visigótica del Siglo V. A instancias del I Marqués de Villena, D. Juan Pacheco. Fue instituida como colegiata por el Papa Pío II en 1.459, según la Bula del Concilio de Basilea en 1.436. Esto supone que existe un Cabildo, presidido por un Prior, llegando a 32 entre canónigos y prebendados que lo componían.
En esta joya incomparable de estilo gótico, se puso en juego el sentido religioso y cristiano de un pueblo en una maravillosa sinfonía de cinceles y martillos, gubias y bujardas, pinceles y paletas, agujas y sedas, que empiezan en el S. XV y terminan después del S. XVIII, y así salió ella, esbelta, grandiosa, sublime, imponente, “para que (según la Bula del Concilio de Basilea de 1436), sea digna de la Gloria a Dios y del Bienaventurado San Bartolomé Apóstol a quien está dedicada”.
De las estancias más destacables de la Colegiata, está el Coro, (de Egas Cueman y Hanequín de Bruselas en 1454), la Capilla de la Anunciación, (capilla de la familia de Fray Luis de León), Capilla de S. Pedro y S. Pablo, Capilla Mayor, Capilla de Santiago o la Capilla de Bautismo.
Todo esto realizado por los mejores artesanos de la época. Por ejemplo, arquitectos tan importantes como Juan de Homa, los hermanos Eguas Cueman y Hanequín de Bruselas, Esteban Jamete, Francisco de Luna o Andrés de Valdelvira. La gran maestría de artesanos, en retablos como Diego de Tiedra, o Juan de Borgoña. Rejeros como Hernando de Arenas, Juan Francés o Esteban Lemosín.
La Colegiata de Belmonte es Monumento Nacional desde el 27 de Julio de 1.943.
La visita más sugestiva que Belmonte brinda al visitante es, sin duda, la Colegiata, que bañada en el oro del sol de más de cinco siglos, guarda toda la riqueza de su fe y religiosidad hecha historia y arte.
Texto: D. Luis Andújar Ortega.
E-mail de la Colegiata de Belmonte.
visitalacolegiata@hotmail.com






Contador web